viernes, 9 de septiembre de 2016

ARTE COMIDA


Avaliação: / 240 votos
Melhor 



















Las que somos  Madres   sabemos que una  forma de  manifestar  el  cariño a nuestros  chicos es por la  comida,  y de  allí  así  seamos  las peores cocineras aprendemos con tal de que ellos estén  adecuadamente  nutridos, sanos  y  felices.

  Muchas no  somos las mejores  cocineras, ni las  más  expertas amas de  casa, pero  por un hijo  somos  capaces de transformarlo  todo.





En estos momentos  me  siento  orgullosa  que  mis  dos  chicos  hayan logrado  llegar  a su adolescencia conscientes   de  la importancia  que  tiene una  buena  alimentación en sus  vidas, y  que  reciban  con igual agrado un  Sushi que  una  Agua de  Panela.

¿COMO LO LOGRE?,  con  una  muy sencilla  receta, se  cocina  lo que  hay ,pero con tal  diversidad  e innovación, que  ellos  aprenden  a  valorarlo   y  comerlo.


CONSEJOS

1. Valorar la  comida y  saber  su  valor nutricional,si  no hay para  Pan, las  Arepitas son  más  saludables  y más preparándose con  mucho  cariño  y amor. Así se  valora  lo que  hay

2. Comer inteligentemente, siempre  a pesar de  ser una  Madre  trabajadora  y  cabeza  de  familia, intente  enviarles la merienda (saludable),  y tome  mi tiempo para  que la  comida  fuera  balanceada.

3.  Algo muy característico es que logre  sustituir las adiciones de  dulce y  sal, los  paquetes (que  fuera  de  ser lo más nocivo nutricionalmente, son una mezcla de  químicos), y  en determinado  momento los involucre en  la preparación de los mismos.


4.Comer  es un acto  divertido de  amor  y unión..."Pancita llena, corazón contento", disponer de un tiempo  y un espacio adecuado, de reunión, presentar   la  comida como platos novedosos, darnos  ciertos  lujos como  la preparación de Pizzas  con ingredientes  tan  únicos como la Nutella.  Es permitir  que los  chicos se enamoren  de la magia  que  tiene una  buena  cocina.

5.Crear historias fantásticas  y  jugar  con la imaginación, harán  que los chicos participen de esta  aventura diaria. No obligar  ni  martirizar, tener en cuenta  que  fuimos chicos también y que pensamos  diferente  aun adulto. Muchos  fuimos  Mafalda y las  sopas no nos  entraba  ni por las  curvas, pero  si  hubiéramos  sabido que  un  helado  bien dado  hace igual que  una  Sopa  mal dada   , entendemos  que  esta es la  clave.
6.  Por último  felicitar aquellas Madres creativas que  hacen todo  lo posible porque sus chicos  coman, como es la  autora de  estas obras de  arte.


Samantha Lee

 Food Artist I COOK . KIDS EAT . I Make Food That Tell A Story. www.leesamantha.com 📧enquiry@leesamantha.com Snapchat: iamleesamanthafacebook.com/iamleesamantha





LIBROS  COMIBLES Y DIVERTIDOS